miércoles, 16 de abril de 2014

Un nuevo día

Hoy me he cansado de compadecerme de mí misma, me he cansado de estar triste por motivos absurdos, de llorar por todo y por nada, de tener la cabeza llena de pensamientos negativos, de desconfianza y de miedos, me he cansado de este “yo” que no me deja avanzar, de esta infelicidad permanente, que se hace más patente cuando no estás a mí lado, y que no me abandona ni entre tus brazos, ni durmiendo porque me llena de pesadillas de infidelidad…

Siempre lo he dicho, no se puede vivir con miedo, ni con prisa… El tiempo no acepta condiciones, no se puede posponer el bienestar y la felicidad a cambio de tener tal o cual cosa dentro de un tiempo… No es sano…
No es sano vivir como yo vivo, destruyendo el esfuerzo de miles de mujeres feministas y que no lo son… Las mujer es un ser independiente, que ha venido al mundo sufriendo, que ha pasado su vida bajo el yugo forzado del hombre, y hoy en día estamos mujeres a las que los hombres no hace falta que nos subyuguen, porque ya nos encargamos de hacerlo nosotras mismas, creando absurdos estereotipos de “cosas que podemos hacer estando solteras” y “cosas que debemos dejar de hacer teniendo pareja”… Lo único que no se debe hacer teniendo pareja es estar a la vez con otra persona, en ningún sentido, por lo demás, es todo lógica, respeto mutuo y confianza, sin esas dos cosas tarde o temprano, la relación se irá al garete.

Las mujeres tenemos un poder interior que debemos aprovechar, yo fui consciente de él hace dos años, cuando pasaba un momento algo difícil de mí vida, volviendo de un país desconocido, después de pasar cuatro meses fuera del mío, con las amistades más que alejadas, aquello fue mí reconstrucción… Y lo hice bastante bien conmigo misma… Recuerdo como la fuerza se escapaba de cada poro de mí piel, como la felicidad me inundaba el pecho y tenía que sonreír, aunque estuviera sola en medio de la calle… No tenía pareja, ni casi nada, pero era tan feliz… Aprendi a quererme mucho en aquella época, a cuidarme… Tal vez la persona que hoy tengo a mí lado vio todo aquello y se enamoró de mí, ese gran hombre aún sigue conmigo, pero yo no soy la que era entonces, no soy la persona de la que se enamoró… Y no dejo de intentarlo… 




No hay comentarios:

Publicar un comentario